Cuando empecé a formarme en las redes sociales leía blogs y blogs en los que sus respectivos autores hablaban de lo bien que funcionan las redes sociales, la publicidad en facebook e instagram y del chalé en Miami que se habían comprado gracias a sus campañas ( y ya de paso te venden un curso de redes sociales).

 

(Quiero remarcar que en este post hablo de servicios, para los que vendéis productos la cosa cambia, prometo otro post exclusivo para vosotros.)

 

Oh que guai, pensé yo, y me puse manos a la obra. Venga anuncio por aquí, anuncio por allá. Mira que bien tengo 3 me gusta más. ¡Oh hasta me han puesto un corazón! Pero oiga el teléfono no suena y mi bandeja de entrada de correo tiene un mail nuevo pero es de Grupón.

 

 

Nada de nada. Ni una venta. Algo haré mal, pensé yo, y claro que hacía algo mal. Más que un algo, eran unos algos, en plural. Te cuento:

Fail 1: Promocionar para ganar “me gustas a la página” o promocionar artículos de blog:

Te voy a explicar algo simple pero que a veces se nos escapa: Tener más o menos fans en tu página no importa un pimiento. ¿Quieres fans o clientes? Estas campañas suelen funcionar, pero clientes no suelen traer.

 

Entre otras cosas debes saber que el algoritmo de facebook está programado para que sólo un 10% de tus fans vean tu contenido en su sección de notícias. Si quieren ver más deben meterse en tu página, y somos fans de tantas cosas que la verdad se nos olvida. Y si tu quieres que todos tus fans vean tus publicaciones tienes otra opción: pagar.

 

Otra gran pérdida de dinero es promocionar un artículo de tu blog. Los posibles interesados leerán tu artículo, te pondrán me gusta o corazones, algún comentario, harán click al botón de “atrás” y seguirán poniendo me gustas y corazones a otras publicaciones.

 

Quizá de estas estrategias llegues a sacar algún cliente, pero las opciones son muy muy reducidas.

Lo que aprendí y cómo lo solucioné volví a meter la pata:

 

Todo lo que pasa en facebook en facebook se queda. Así que algo imprescindible es llevarlos a tu página web. Facebook no es tuyo, tu web sí. Esa fué mi primera lección.

 

Yo soy mujer, y aunque para algunas cosas soy un poco complicada para otras soy más simple que el mecanismo de un martillo. Así que fuí directa al grano: anuncio ofreciendo mis servicios que te lleva a mi página web. PUNTO.

 

Resultado: 50€ menos, 350 visitas a mi página web, 0 llamadas y otro mail (esta vez de Grupalia).

Necesitas una landingpage:

 

¿Eso que es lo que es? Una landingpage es una página de aterrizaje. La diferencia es que estas páginas están preparadas para que no se vea el menú de tu web y no haya ningún tipo de distracciones. Normalmente están preparadas para que sólo puedas llevar a cabo un tipo de acción: contactar, rellenar formulario, comprar, etc.

 

Así que en su momento invertí en una nueva publicidad pero esta vez en lugar de llevarlos a mi web los llevé a una landing en la que vendía mis servicios.

 

Resultado: 30€ menos, 260 visitas, 1 llamada (de mi amiga) y 0 correos.

Si quieres vender no tienes que vender:

 

El truco para ligarte a alguien en la red y luego poder venderle algo está en no vender. Vaya, ¿como cambian las cosas no?

 

Lo primero que necesitas es un gancho, un regalo, una muestra, algo que a tu cliente ideal le va a encantar y le va a ayudar a solucionar en parte su problema (¡del todo no claro, sino vaya negocio hacemos!) y lo más importante: ofrecerle ese regalo a cambio de su contacto, en este caso su email. Una vez tienes el contacto ya tienes el poder, otra cosa es saber usarlo bien, pero eso otro día.

 

Una vez tu posible cliente haya probado un poco de tus servicios, si le gusta lo que ofreces y le caes en gracia es cuando podrás ofrecer tus servicios de pago.

 

Así que esta vez promocioné una landing para apuntarse a un curso gratuito, me curré una secuencia de 5 emails automatizados y al sexto pedí matrimonio “¿Oye me compras?”

¿Quieres saber el resultado?

100€ menos (a lo grande), 600 pretendientes apuntados a mi curso online, 0 llamadas, 5 correos (de agradecimiento por el curso).

Cómo conseguí mi primera venta online:

 

Sorteando en facebook tres sesiones conmigo (vía skype) para tres personas diferentes.

 

Resultado: 0€ menos, 3 pretendientes, 1 venta de un paquete de 5 sesiones.

Invirtiendo 0 €, tócate las narices… Pero sí , así fué.

 

Si quieres saber cuál es la clave para vender online no te pierdas mi próximo artículo que muy elaboradamente he titulado “La clave de la venta digital y otras sinceridades sobre el mundo online”. → Aquí pretendo generar expectativa y esto es parte de mi marketing.

 

Si no quieres que se te pase, se te olvide… y quieres recibir más sincero-consejos suscríbete y haré que te lleguen por mail. → Y eso es estrategia y aprovechar un post del blog.